El mirador: un hotel ecológico al pie del Cerro Ventana

Ubicada en el sudoeste de la provincia de Buenos Aires, Sierra de la Ventana es una verdadera reserva de múltiples atractivos naturales, históricos y culturales. Dentro del Partido de Tornquist, en medio de este maravilloso paisaje, se encuentra el Complejo Turístico El Mirador.

Tuvimos el placer de conocer este hermoso parador, y así entrevistar a sus dueños para saber más sobre el lugar.

Contexto

El mirador es un complejo turístico familiar que funciona hace 46 años, a cargo de la familia Maipach. “Nos recomendaron que buscáramos un lugar donde no había nada, entonces nos inclinamos por Sierra de la Ventana.”

Al ubicarse al pie del Cerro, insertado en una zona tan poco modificada por el humano, este complejo ha tenido que adecuarse a su entorno, intentando causar el menor impacto posible. Por eso, desde hace aproximadamente 6 años, El Mirador adoptó un compromiso con el cuidado del medio ambiente, gracias al cual decidió incorporar tecnologías ecoeficientes, orientadas a ofrecer una hotelería sustentable.

“[Esta idea surge] porque estamos en el medio de la nada y no tenemos servicios urbanos, entonces los residuos los tenemos que gestionar nosotros. Todo lo que es luz y gas es caro para nosotros. Entonces empezamos a buscar la manera de economizar, y haciendo eso nos dimos cuenta que aparte de economizar podíamos ser favorables con el medio ambiente.”

Una vez más podemos ver cómo el desarrollo económico y del medio ambiente van de la mano, y no enfrentados. Una buena gestión de los recursos implica ahorro, y además cuidar de nuestro planeta. ¿Qué mejor?

LA ecología del lugar

Las prácticas ecológicas que se llevan a cabo en el complejo incluyen reforestación, tratamiento de efluentes cloacales, antigüedades reutilizadas, productos biodegradables de limpieza y tocador, bolsas de papel reciclado, reducción y clasificación de residuos, pinturas libres de solventes, certificación del OPDS como Hotel Sustentable, energía solar para obtener agua caliente sanitaria y en piscina, lámparas de bajo consumo, aberturas con doble vidrio y analizador electrónico continuo de consumos eléctricos.

Fuente: Complejo Turístico El Mirador.
  • Cuando se emplazó el complejo se forestó, y se realiza una reforestación continua.
  • Hay un sistema de tratamiento de líquidos cloacales microbiológico y químico. El agua, una vez tratada, es reutilizada para riego. “Una vez nos pasó que se contaminó el agua de las napas y empezamos a investigar, y llegamos a la conclusión de que teníamos que tener una planta depuradora propia.”
  • Se reduce el uso de envases plásticos mediante la utilización de dispensadores para artículos de tocador.
  • Las antigüedades se conservan para preservar el patrimonio histórico y minimizar los residuos.
  • Los muebles se renuevan con material reciclado de maderas.
  • Se realiza una disminución del consumo de agua para la limpieza diaria de la piscina.
  • En verano los termotanques prácticamente no se prenden. La gente se baña con agua calentada solarmente. La cocina también se maneja con agua calentada por los paneles solares, ubicados en el estacionamiento.
Fuente: Complejo Turístico El Mirador.
  • En la piscina abierta, además de ser calentada por energía solar, se utiliza un cobertor aislante térmico durante la noche, para evitar la pérdida de calor.
  • Se realizó un recambio por mejores aislaciones térmicas de techos.
  • El analizador continuo de energía eléctrica ubica consumos excesivos y pérdidas para tomar acciones correctivas, y así reducir el consumo eléctrico inapropiado.
  • El sistema de calefacción de salamandras convencionales se reemplazó por uno de gas envasado, utilizando salamandras (a combustible sólido) de doble combustión, con un ahorro de un 80% de consumo de leña.

El complejo cuenta con separación de residuos en origen, separando residuos no recuperables, y los recuperables en plástico, cartón y papel. En el municipio hay centros de reciclado de cartón, de papel, de latas, de vidrio, de plástico, y hasta de aceite. En el complejo se junta lo que se usa en la freidora, y lo pasan a buscar. Este es utilizado para biocombustibles. Incluso hay un recipiente exclusivo para pilas en desuso.

También se incentivan las buenas prácticas con el medio ambiente en los clientes. “Yo creo que tendría que haber más conciencia a esta altura de los acontecimientos porque todos sabemos lo que tenemos que hacer, pero no todo el mundo lo hace. Por ahí cuando vos les ponés un cartelito hay gente que se prende con las propuestas, por ejemplo, con los toallones. Si no quieren lavar los toallones todos los días los dejan colgados, y si los dejan en el piso o sobre los sanitarios se cambian.”

Aparte de todo esto, el establecimiento genera un bajo impacto paisajístico, ya que se mimetiza armónicamente con el entorno.

“Por ahí hay que explicarle a la gente. Los que vienen de la ciudad no se dan cuenta de lo que es estar en el medio de la nada. Uno aprovechando los recursos que tiene logra buenos resultados, que también se pueden implementar en la ciudad.”

Certificación del Organismo Provincial para el Desarrollo Sostenible (OPDS)

El hotel cuenta con la Certificación de Alojamiento Turístico Sustentable del OPDS. Este Programa incentiva a los prestadores de servicios turísticos a realizar un manejo adecuado en el uso de los recursos, con el fin de lograr una distinción que genere una ventaja competitiva dentro del mercado turístico.

Algunos de sus principales objetivos son:

  • Concientizar sobre la importancia del cuidado del medio ambiente.
  • Mitigar los impactos ambientales negativos que generan los alojamientos turísticos.
  • Reconocer y valorizar el Sistema Provincial de Áreas Naturales Protegidas y a las comunidades asociadas como componentes clave de la oferta hotelera.
  • Crear un sistema de incentivos para la implementación de energías renovables y/o mejoras tendientes a la sustentabilidad edilicia.
  • Generar conectividad entre los alojamientos distinguidos en el Programa.
  • Promover alianzas con otros sistemas de distinción/certificación/etiquetado.

Hay distintos niveles de certificación, que van de una a cinco hojas. El Complejo Turístico El Mirador cuenta con cuatro hojas. Esta certificación debe ser renovada, para lo cual se realizan auditorías con el fin de verificar el cumplimiento de todos los aspectos.

PRoyectos para el futuro

El hotel no se queda solo con lo que ya ha logrado en materia ambiental, sino que sigue en la búsqueda de más prácticas sustentables. Es así que está en los planes crear una huerta orgánica para el restaurante, recolectar el agua de lluvia para ser reutilizada, aumentar el uso de energías renovables (paneles solares y molino generador eólico, biodigestor/generador de gases combustibles) y lograr la certificación ISO14000.

“Los chicos agarran viaje mucho más rápido que los grandes (…) y tendríamos que aprender de ellos también.”

Fuentes: Página web Sierras de la Ventana | Complejo Turístico El Mirador

María Comesaña