Comunicación para la sostenibilidad, un pilar fundamental en la industria de la moda

Por Brenda Schebesta Acea (Waagu, comunicación para la sostenibilidad)

Si bien podemos abordar la comunicación desde diversos ángulos, hoy me centraré en la que es emitida desde los proveedores hacia sus diferentes grupos de interés.

Tomando las palabras de Susy Bello Knoll, “el proveedor está obligado a suministrar al consumidor en forma cierta, clara y detallada toda la información sobre las características esenciales de lo que provee, y también sobre las condiciones de su comercialización”. Entiendo la responsabilidad de quienes comunicamos y el poder que tiene la comunicación, por eso, considero imposible pensar modelos de negocios sostenibles que no generen una comunicación del mismo tipo.

La comunicación para la sostenibilidad surge de preguntarnos cómo y qué comunicamos. Pero sobretodo cuestionarnos ¿qué caracteriza mi comunicación? La coherencia y transparencia entre lo que somos, hacemos y lo que comunicamos deberían ser las particularidades de ella. Su propósito es el de acompañar, facilitar y promover formas sostenibles de desarrollo humano para sociedades sostenibles, apoyando proyectos que apuesten por el bien común.

Sus valores son la responsabilidad, sustentabilidad, identidad, diálogo, transparencia, legitimidad y gobernanza; siendo ineludible que cree comunidad, co-cree y colabore, aumentando la sostenibilidad del sistema en su conjunto.

Como consumidores tenemos otras necesidades. Aglaia Gómez nos dice que “ya no está de moda poseer, sino vivir, experimentar y disfrutar de la moda”. Que las marcas apuesten por una comunicación para la sostenibilidad es fundamental si quieren pensar en el largo plazo. Pero ¿cómo pueden comenzar a hacerlo? Dialogando con todos sus grupos de interés, generando experiencias, educando, transmitiendo valores, contando su propósito, poniendo en valor la forma en que eligen hacer negocios (slow fashion, reciclaje y upcycling, apuesta por los ODS, comercio justo, economía circular), mostrando su cadena de valor, objetivos y metas empresariales, lo que tienen intención de mejorar, los valores que promueven y las acciones realizadas, entre otras cuestiones. Aportar información que sea pública, transparente y comparable por medio de informes de sostenibilidad, puede ser un buen camino.

En esta industria hay múltiples ejemplos positivos e inspiradores. La campaña quién hizo mi ropa, a través de la cual las empresas pueden poner rostro humano a quienes están en la producción. Luma Baez que busca “trabajar con conciencia y cuidar nuestro entorno como a nosotros mismos”. Violeta Bouzada que, a través de Oui Jane!, tiene el propósito de “llevar el feminismo a la cadena de valor textil”.

Apostar por el bien común en cada decisión y comunicarlo, es hacer comunicación para la sostenibilidad.

Te invito a pensar ¿cuál es el propósito de tu marca? ¿Lo estás transmitiendo? ¿A quién le estás hablando? ¿Qué y cómo vas a comunicar hoy?

Etiquetas: