Reserva Forestal Bosque Peralta Ramos

Todo presente tiene una historia detrás, un pasado que lo lleva a ser quien es, que le da todo lo que posee. El Bosque Peralta Ramos no es una excepción a esto y, por tal motivo, comenzaremos contando su historia y sus inicios.

Los orígenes del bosque se remontan al año 1862, cuando las tierras fueron compradas por Patricio Peralta Ramos, un comerciante y estanciero fundador de la ciudad de Mar del Plata.

Jacinto Peralta Ramos, uno de los doce hijos de Patricio, junto con su esposa Doña Matilde Martínez Baya legaron a sus siete hijos tierras en la ciudad.  Uno de esos herederos, Don Arturo Peralta Ramos, se hace poseedor, entre esas tierras, de una fracción de unas 450 hectáreas. Parte de esas tierras constituyen en la actualidad el Bosque Peralta Ramos.

En julio de 1949 fallece Don Arturo Peralta Ramos, dejando intacta la tierra transmitida sucesivamente desde su abuelo. Sus herederos fueron sus cuatro hijos: Don Arturo Jacinto Peralta Ramos, Don Héctor Peralta Ramos, Don Ricardo Peralta Ramos y Don Hernán Peralta Ramos.

La propiedad referida fue explotada a través de las sociedades ARPERA S.R.L. y AUCAS.A., que hasta ese momento eran empresas dedicadas a los cultivos por la zona que eran tradicionalmente trigo, papa y tambos hasta el año 1952.

El ingeniero agrónomo Héctor Peralta Ramos contrató la diagramación del proyecto de forestación para el primer fraccionamiento de algo más de 50 hectáreas y su posterior expansión al resto de la propiedad. Su idea original era la explotación de esta plantación para la industria maderera.

Pero a partir de esa fecha (1952) se consideró la conveniencia de capitalizar las tierras forestándolas para brindar, en esa época, un tipo de urbanización más rentable y mucho más atractiva para los futuros moradores.

Se contrataron los servicios de los profesionales Carlos Franchi y Luis Lorenzi, de Mar del Plata, para forestar con cerca de 1.000.000 de plantas de distintas variedades de pino, cipreses, eucaliptos, aromos, acacias, etc.

Las tareas de forestación llevaron cerca de 10 años, para lo que hubo que montar la estructura de vivero, riego, viviendas del personal y la lucha contra las distintas plagas de una forestación: la sequía, el cuis, la liebre, la hormiga y el fuego. Asimismo, se construyeron una administración, depósitos de agua, casas de té, una hostería y bungalows, un supermercado, cámaras de frío y lavadero industrial y un aserradero totalmente equipado.

Descripción y ubicación

Al sur de la ciudad de Mar del Plata, justo en su límite y cercano al mar, se encuentra enclavado el Bosque Peralta Ramos; 450 hectáreas de frondosa vegetación arbórea, con accesos a rutas y avenidas, y en la cercanía de dos de los sectores de la costa bonaerense con más playa. Hacia el nordeste las playas de Punta Mogotes y al este las playas del Faro Alfar.

Posee dos accesos principales, uno sobre la Avenida Mario Bravo y el otro sobre la diagonal Estados Unidos que comienza en el faro y termina en la entrada del bosque.

El Bosque Peralta Ramos es un bosque no natural, plantado por el hombre y que tiene la particularidad de estar habitado configurando un barrio de características muy especiales. Esta particularidad hace que la convivencia y la interacción entre sus habitantes, su flora y su fauna modifiquen en parte los derechos y los deberes que normalmente poseen los vecinos de barrios típicos. Actualmente viven más de 6.000 personas en una cantidad de 1.500 casas de vivienda estable.

Flora y Fauna

Entre la vegetación existente se encuentran:

  • Pinos parana
  • Pinos lamberiana
  • Eucaliptos
  • Aromos
  • Tamarindos
  • Nogales
  • Robles
  • Araucarias
  • Magnolias
  • Jazmines

Entre la fauna, se encuentran unas 115 especies de aves y algunos mamíferos como liebres, ratones, cuises, comadrejas y zorrinos.

Reserva Forestal

De acuerdo con la municipalidad del partido de General Pueyrredón, la “reserva forestal” es el terreno en el que existen especies arbóreas que, por la calidad y cantidad de sus ejemplares, forman un bosque cuyo valor natural justifique la conservación y preservación.

A partir de los cambios que se estaban produciendo y que atentaban directamente la ecología del bosque, la municipalidad decidió declararlo Reserva Forestal en el año 1994, a través de la Ordenanza n° 9717.

En las áreas declaradas Reservas Forestales, por cada árbol que se extraiga de lotes de propiedad privada con el correspondiente permiso, deberán reponerse dos, pertenecientes a las especies autorizadas por el representante municipal.

Gracias a esta ordenanza y a la lucha de los vecinos, el bosque posee un Cuerpo de Guardaparques. Este grupo es el encargado de controlar la tala autorizada y la ilegal que se realiza en el bosque.

Hay que destacar que gracias al nombramiento del Bosque Peralta Ramos como Reserva Forestal Municipal, la ciudad dio un gran paso hacia la búsqueda de la sostenibilidad de los recursos del lugar.

Fuente: imgbiblio.vaneduc.edu.ar

Tomás Tabbita

tomas.ecociudades@gmail.com