¡Qué valiosos son los bosques!

Los bosques y las selvas son ambientes imposibles de sustituir, claves para la sostenibilidad del mundo. Estos ecosistemas poseen varios estratos vegetales compuestos por árboles de distintos tamaños, arbustos, helechos, plantas y hierbas adaptadas a condiciones de menor iluminación y mayor humedad que los estratos superiores.

Ocupan el 31% de la superficie terrestre y más 1600 millones de personas dependen de ellos para su subsistencia, proporcionándoles alimentos, medicinas, combustible y abrigo. Según la FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura), a nivel mundial 500 millones de personas viven en los bosques o en sus proximidades.

Sus beneficios

Los bosques aportan gran variedad de servicios ambientales. Entre ellas encontramos:

  • Concentran el 80% de las especies de plantas y animales.
  • Son un reservorio de dióxido de carbono (uno de los principales gases que causan el efecto invernadero), al punto tal que, cerca de un 20% de las emisiones globales de estos gases, provienen de la deforestación y la degradación de bosques.
  • Absorben aproximadamente 2000 millones de toneladas de dióxido de carbono cada año según la Organización de Naciones Unidas (ONU).
  • Aportan a las poblaciones cercanas fuentes de proteínas, plantas medicinales, materiales para la construcción y combustible en forma directa.
  • Contribuyen a la conservación de las fuentes de agua, la prevención de inundaciones y protección de los suelos contra la erosión y remoción.
  • Regulan la humedad, la temperatura, el clima y productividad del agua.

Deforestación

La deforestación es el proceso de pérdida de masas boscosas por causas naturales o por la acción humana. El principal problema radica en la eliminación de estos ecosistemas para reemplazarlos por cultivos. También se realiza para explotación de madera, o ganar áreas urbanizables.

Esto genera problemáticas como:

  • Cambios en el clima, ya que al deforestar se reduce la humedad en la atmosfera, impactando sobre las precipitaciones y reduciendo la capacidad de regular la temperatura.
  • Contribuir al calentamiento global, ya que se elimina la capacidad de los bosques de captar gases de efecto invernadero. Si además la deforestación se realiza mediante la quema, se generan muchas más.
  • Se elimina el hábitat de miles de especies, acelerando su extinción.
  • Se promueven la erosión e inundaciones, ya que la vegetación protege al suelo de estos impactos.

ODS

Dentro de los Objetivos de Desarrollo Sostenible, el nº 15 se relaciona directamente con este ecosistema. El mismo busca gestionar de forma sostenible los bosques, luchar contra la desertificación, frenar la degradación de las tierras y la pérdida de biodiversidad.

Bosques en América Latina

América Latina posee aproximadamente 950 millones de hectáreas de masas boscosas, lo que representa casi el 50% de la superficie total. Brasil posee el 53% de los bosques de de la región, y Argentina aporta el 4% (35 millones de hectáreas). Entre 1990 y 2015 se perdieron 100 millones de hectáreas.

Bosques argentinos

La superficie forestal argentina está conformada por 33,1 millones de hectáreas de monte nativo y aproximadamente 1,2 millones de hectáreas de monte implantado. Se estima que los bosques nativos resguardan 9.300 millones de toneladas de CO2, suficiente para compensar las emisiones de los autos, camiones, aviones, usinas, industrias, ganado y cultivos argentinos en 18 años, según cálculos de la Secretaría de Ambiente de la Nación. 

Los bosques nativos son superficies forestales compuestas por especies propias de Argentina, en una cobertura arbórea mayor o igual al 20% con árboles que alcanzan una altura mínima de 3 metros y una ocupación mayor a 0,5 ha. Las principales regiones que las concentran son el Parque Chaqueño, la Selva Misionera, la Selva Tucumano-Boliviana, el Bosque Andino Patagónico, el Espinal y el Monte.

Las provincias que presentan mayores extensiones forestales son Chaco, Formosa, Santiago del Estero, Salta, Misiones, Santa Fe y La Pampa. Lo que significa un total de 536.545 km² de bosques nativos, lo que representa el 19,2% de nuestra superficie continental.

Estos bosques están compuestos por más de 90 especies entre las que se encuentran quebrachos colorados y blancos, algarrobos, lapachos, inciensos, cedros, guatambúes, jacarandás, peteribís, palos santos, alerces, ñandubays y sauces.

Por otro lado, los bosques implantados o de cultivo están conformados casi exclusivamente por especies exóticas de rápido crecimiento. En Argentina, se componen principalmente por las coníferas (54%), seguidas por los eucaliptos (32%) y las salicáceas (9%). Estos bosques se concentran en la región de la Mesopotamia (Misiones, Corrientes y Entre Ríos), Delta del Río Paraná, Buenos Aires, Córdoba y Neuquén.

Para nuestro país, los bosques de cultivo constituyen un recurso estratégico dado que, con el objetivo de preservar las especies nativas, más del 90 % de la industria forestal trabaja sobre este tipo de bosques.

Su degradación

Los bosques nativos argentinos están en proceso de degradación por la deforestación. Actualmente se conserva el 27% de la superficie originalmente ocupada por bosques nativos. Desde 1990 en Argentina perdimos 7,6 millones de hectáreas de bosques (lo cual es el equivalente a la provincia de Formosa) que en la última década se ha llevado a razón de 300.000 hectáreas anuales, y el uso inadecuado de los recursos que éstos proveen. Un bosque degradado es un bosque que pierde su diversidad biológica, la posibilidad de sostener actividades económicas, y que provea servicios ambientales como la regulación del clima y del agua.

¿Cómo se previene?

Para gestionar estos espacios, existe la Ley 26.331 de “Presupuestos Mínimos de Protección Ambiental de los Bosques Nativos”, que comenzó a implementarse en 2009. La misma establece la necesidad de realizar un ordenamiento territorial de los bosques nativos mediante un proceso participativo. Esto implica zonificar los bosques nativos en tres categorías de conservación:

  • Rojo: sectores de muy alto valor de conservación que no pueden desmontarse.
  • Amarillo: zonas de mediano valor de conservación que podrán ser sometidos a aprovechamiento sostenible.
  • Verde: sectores de bajo valor de conservación que pueden transformarse parcialmente o en su totalidad.

Sumada a esta, existe la Ley de Manejo del Fuego 26815, que protege al medio ambiente de los incendios forestales y rurales de todo el país. La misma crea el Sistema Federal de Manejo de Fuego para proteger al medio ambiente y la población del daño generado por los incendios, concientizar a la población sobre el impacto del uso del fuego, establecer mecanismos para que el Estado intervenga con eficiencia en materia de incendios, coordinar y asistir a los organismos nacionales, provinciales y de la CABA con el fin de organizar a nivel federal todo lo relacionado con este tema.

Además establece que en caso de incendios provocados o accidentales que quemen vegetación está prohibido durante 60 años contados desde la extinción del incendio:

  • Realizar modificaciones en el uso y destino que esas superficies tenían antes del incendio.
  • Dividir o subdividir, lotear, fraccionar, parcelar o hacer cualquier emprendimiento inmobiliario distinto al arrendamiento y venta en tierras particulares.
  • Vender, dar en concesión, dividir, subdividir, lotear, fraccionar, parcelar o hacer cualquier otro emprendimiento inmobiliario, distinto al arrendamiento, en tierras fiscales.
  • Realizar cualquier actividad agropecuaria que sea distinta al uso y destino que la superficie tenia al momento del incendio.

Conocer el estado de los bosques

Les compartimos estas dos páginas web para que puedan conocer y seguir el estado de los bosques en Argentina:

  • https://bosques.ambiente.gob.ar/geomaps : herramienta que permite acceder a la información a nivel nacional, provincial e incluso por región forestal, teniendo en cuenta diferentes años de consulta. Entre las variables principales se encuentran el total de inversión de la Ley proveniente del Fondo Nacional para el Enriquecimiento y la Conservación de los Bosques Nativos; la cantidad de planes de manejo sostenible de bosques nativos; la superficie de bosque nativo según categorías del Ordenamiento Territorial de Bosques Nativos; la evolución de la pérdida de bosque nativo, de la producción forestal y de los incendios forestales.
  • https://www.argentina.gob.ar/ambiente/ciam/bosques : información actualizada sobre los bosques nativos (distribución, áreas, pérdidas y planes de manejo y conservación), estadísticas a nivel provincial y departamental relativas a incendios y productos madereros, reportes sobre el potencial y los posibles polos de desarrollo de la industria forestal, datos sobre desertificación y degradación de tierras, sistema de alerta temprana de deforestación y otros recursos.

Ángela Boggon.

Fuentes: ONU / mendoza.conicet.gov.ar / argentina.gob.ar / senasa.gob.ar / vidasilvestre.org.ar