La ecología y sus divulgadores: Félix Rodríguez de la Fuente

Hacer accesible y compartir el conocimiento científico a la sociedad es como construir un puente entre dos puntos que no estaban conectados; se puede empezar a conocer lo desconocido.

Ese puente puede llamarse divulgación científica, que servirá como conector entre el mundo científico y resto del mundo. De ahí la importancia de los divulgadores, que serán los constructores de este puente.

A lo largo de la historia, en el mundo ha habido cientos de prestigiosos divulgadores de distintas ramas o áreas, pero en este nuevo artículo de Ecociudades nos vamos a centrar en uno ecológico…

Félix Samuel Rodríguez de la Fuente

Nacido el 14 de marzo de 1928 en el municipio español Poza de la Sal, Félix Samuel Rodríguez de la Fuente fue un conocido naturalista y divulgador ambientalista.

Estudió medicina en Valladolid, España, y se especializó en odontología, pero su infancia al aire libre y en contacto con la naturaleza marcaría su profesión, ya que dedicó toda su vida al estudio de los animales.

Durante años investigó sobre los halcones y se hizo un experto en estas rapaces, estudió el comportamiento de los animales en sus medios naturales, sobre todo el de los lobos y contribuyó en gran medida a la concientización ecológica de España.

En el año 1968 preparó para la televisión una serie de programas de naturaleza que tuvieron gran éxito y consiguió despertar el espíritu naturalista de muchos adolescentes de aquella época. Luego realizó varias series como “Fauna”, “Vida salvaje”, “Planeta azul” y “El hombre y la tierra”, que siguieron teniendo mucha aceptación y le proporcionaron gran fama internacional.

En diciembre de 1973 comenzaría su colaboración en la radio con el programa “La aventura de la vida”, que se emitiría semanalmente durante los siguientes siete años, alcanzando más de 350 emisiones. Para la radio también colaboraría con “Planeta agua” y “Objetivo: salvar la naturaleza”.

Paralelamente, en estos años se entregaría a diversas causas conservacionistas de relevancia, como el salvamento de distintas especies animales en peligro de extinción, muy especialmente el lobo, que probablemente le debe su supervivencia en la península ibérica, al contrario de la mayoría de países de Europa Occidental, donde sí se ha extinguido, y para el que consiguió el respeto y el aprecio por parte de la sociedad, de manera similar a como lo había conseguido años antes con las aves rapaces, aunque a costa del enfrentamiento con pastores y cazadores.

Lamentablemente, en el año 1980, en el rodaje de un episodio de su serie más popular “El hombre y la tierra”, perdió la vida en Alaska al estrellarse la avioneta en la que viajaba mientras filmaba una carrera de perros esquimales.

Fundación Rodríguez de la Fuente

En 2004 se constituyó una fundación con su nombre que realizó la labor de difundir su legado. La fundación promovió multitud de iniciativas en áreas de la conservación de la naturaleza, teniendo por objetivos:

  • Difundir sus trabajos en conservación, estudio y difusión del hombre en su entorno natural y darle continuidad
  • Identificar a actores relacionados con la ciencia y el medio natural en España
  • Desarrollar actividades de comunicación que conciencien al público en su relación con el medio natural
  • Implicar a la sociedad en una participación activa en las soluciones y construir un futuro de convivencia y equilibrio con el medio natural

Fuente: La enciclopedia del estudiante: tomo 14: ecología

Tomás Tabbita

tomas.ecociudades@gmail.com