Se lanzó la Guía de Ciudades Sostenibles

El sábado 21 de agosto se llevó a cabo la reunión virtual del lanzamiento de la Guía de Ciudades Sostenibles del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible de la Nación. La misma fue transmitida en vivo por el canal de YouTube de este Ministerio.

De acuerdo con Naciones Unidas, más de la mitad de la población del mundo –3500 millones de personas- vive actualmente en ciudades. Para 2050 este valor rondará cerca del 70 % de la población mundial. Si bien las ciudades ocupan apenas el 3 % de la superficie del planeta, su adecuada gestión es clave para el desarrollo sostenible, ya que representan entre el 60 % y 80 % del consumo de energía y el 75 % de las emisiones de carbono.

En la actualidad, las ciudades de América Latina presentan problemáticas derivadas de una rápida urbanización y falta de planificación estratégica urbana. Esto afecta tanto a ciudades grandes como a pequeñas y medianas de rápido crecimiento. Argentina no está exenta y se encuentra entre los países con mayor grado de urbanización: actualmente más del 90 % de los habitantes del país se concentra en las ciudades.

Concepto de ciudad sostenible

El concepto de ciudad sostenible plantea un camino que combina las dimensiones de la sostenibilidad del desarrollo, la transición justa de las fuerzas laborales y la generación de empleo acorde con economías de bajas emisiones, así como la gestión de los impactos ambientales de las actividades humanas.

Estas son ciudades que también son inclusivas y seguras para los habitantes y resilientes ante los impactos del cambio climático. La mejora en la gestión y la planificación, el desarrollo de capacidades, el ordenamiento territorial, el desarrollo y el acceso a infraestructura resiliente, y la adecuada gestión de las interacciones entre la ciudad y el medio natural son algunos de los aspectos que permiten avanzar hacia las ciudades sostenibles.

Entonces, entendemos por ciudades sostenibles a aquellas que logran la plena realización de los derechos de sus habitantes, incluyendo el acceso a la vivienda, el acceso al agua potable y saneamiento, la seguridad alimentaria, la salud, la educación, la infraestructura resiliente, la movilidad y el derecho al ambiente sano, para el desarrollo humano armonioso y respetuoso con la naturaleza que habita e integra.

La guía

Rodrigo Rodríguez Tornquist, Secretario de Cambio Climático, Desarrollo Sostenible e Innovación del Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible manifestó al respecto: “La idea de esta guía es brindar una herramienta de utilidad para los gobiernos locales para enfrentar lo que viene. (…) Estamos ante la evidencia de un cambio climático que se manifiesta de forma contundente y la ciencia nos dice que va a ser aún más complejo.” Tornquist hizo mención del informe recientemente presentado por el IPCC sobre la situación actual con respecto al cambio climático, para dar cuenta de lo inminentes que son las consecuencias de este fenómeno, y la necesidad de hacer algo al respecto para mitigar estas consecuencias, y a la vez generar mayor resiliencia a las mismas.

Otro punto importante que marcó el Secretario fue el de repensar el poblamiento de las ciudades.

Según lo explicado por Tornquist, el Ministerio llevó adelante un programa de financiamiento del Fondo por el Medio Ambiente Mundial, y está trabajando junto con el Programa de Naciones Unidas para el Medio Ambiente para implementar el proyecto que se va a llevar a cabo en varias ciudades de la Argentina, como Buenos Aires, Salta, Mendoza, Mar del Plata y Ushuaia.

Como desprendimiento de ese proyecto, surge la Guía de Ciudades Sostenibles, para lo cual se ha decidido conformar una alianza con la Federación Argentina de Municipios. Se han contactado ciudades piloto para la utilización de esta guía, como por ejemplo la ciudad de Gualeguaychú.

La prueba piloto tiene como objetivo aplicar y poner en funcionamiento la Guía de Ciudades Sostenibles. Al basarse en datos cualitativos y cuantitativos, y darle objetividad al diagnóstico, sirve como justificación para la presentación de proyectos ante otros niveles de gobierno u organismos internacionales.

La Guía permite a la ciudad obtener un documento sintético que recorre cuatro dimensiones: la primera hace referencia al ambiente y cambio climático, la segunda al ordenamiento territorial, la tercera al desarrollo urbano y la cuarta al gobierno. El reporte describe el estado de situación actual como las diferentes líneas de trabajo planteadas para cada dimensión, especialmente para los temas priorizados. El gobierno local podrá hacer público el documento final compartiéndolo a través de su sitio web.

¿Qué ofrece la guía?

La guía está pensada como un bien público, disponible para todos los municipios que quieran utilizarla.

  • Encarar el camino de la planificación integral y sostenible de una ciudad.
  • Realizar un diagnóstico e identificar los ámbitos en los cuales se sugiere focalizar para encarar una planificación urbana-ambiental sostenible y priorizar ejes de trabajo.
  • Involucrar a actores de manera amplia en reuniones participativas durante la elaboración de la guía o en instancias de validación.
  • Presentar proyectos ante posibles financistas, ya sean gobiernos provinciales, el gobierno nacional u organismos internacionales.

¿Cómo funciona esta guía?

Esta guía ofrece un comienzo para encarar el camino de la planificación integral y sostenible de una ciudad. Presenta una herramienta de evaluación rápida que le permite a 7 Guía Ciudades Sostenibles las ciudades identificar, organizar y priorizar proyectos de corto, mediano y largo plazo. Además, permite la definición de propuestas urbanísticas, ambientales, socioeconómicas, fiscales y de Gobierno que posibiliten la mejora de la calidad de vida de las personas y logren una mayor sostenibilidad. A través de una serie de indicadores, con esta guía las ciudades pueden obtener un diagnóstico del estado de situación que les brinde una línea de base sólida de donde partir para tomar decisiones estratégicas de manera acertada y plantear ejes de acción que respondan a sus principales necesidades. Adicionalmente, busca promover un mayor interés y participación de la ciudadanía e instituciones públicas en las problemáticas urbanas, para garantizar intervenciones que puedan sostenerse en el tiempo y convertirse en políticas públicas.

Para completar la guía, deben seguirse tres pasos:

1. Recopilación de información: obtención de datos comparables, a través de indicadores, que conforman el estado de situación actual de la ciudad en cada una de las dimensiones de la guía.

2. Diagnóstico: arribo a conclusiones según los resultados obtenidos de los indicadores.

3. Líneas de acción: pauta de acciones y proyectos para trabajar sobre las prioridades identificadas en el diagnóstico.

Dimensiones y temas

Las dimensiones que aborda la guía se desprenden de la definición de desarrollo sostenible del informe “Nuestro futuro común”: satisfacer las necesidades de las generaciones presentes sin comprometer la capacidad de las generaciones futuras para atender a sus propias necesidades (Comisión Mundial sobre Medio Ambiente y Desarrollo, 1987). Para asegurar el desarrollo sostenible de una ciudad es necesario ordenar y gestionar el territorio en armonía con el crecimiento económico, el cuidado del ambiente y la inclusión social. A su vez, es crucial contar con un sistema de Gobierno eficaz, eficiente y transparente que fortalezca a las instituciones municipales y fomente la participación ciudadana. Así, las cuatro dimensiones que abarca esta guía son las siguientes:

1. Ambiente y cambio climático

2. Ordenamiento territorial

3. Desarrollo humano

4. Gobierno

A su vez, las dimensiones están compuestas por temas que se construyen relevando indicadores concretos y cuantitativos. Cada indicador presenta valores de referencia en un semáforo en el que el verde indica el valor deseable o esperado, el amarillo un valor intermedio a mejorar o en progreso, y el rojo el valor no deseado, aquel que no cumple con los estándares mínimos para ese indicador y por lo tanto debe trabajarse de manera prioritaria.

Fuentes: Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible | Agroempresario